Compartir

Adoptar la proteína hecha de hongos reduciría la deforestación a la mitad para el 2050

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature encontró que reemplazar una quinta parte de la carne de res del mundo con proteínas elaboradas mediante fermentación microbiana basada en hongos puede ayudar a reducir la deforestación en un 50 por ciento para 2050.

Cambiar la producción mundial de carne del ganado a la fermentación microbiana puede tener efectos extraordinarios en el planeta, según un estudio realizado por investigadores del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK) y publicado el pasado 4 de mayo del presente año.

¿Cuál fue la metodología del estudio?

Investigadores en Alemania y Suecia utilizaron modelos informáticos para determinar los efectos de producir carne mediante fermentación microbiana en el contexto del sistema alimentario mundial desde ahora hasta 2050, cuando se espera que la población humana alcance los 10 mil millones.

PIK descubrió que reemplazar el 20 por ciento de la carne de res producida tradicionalmente con carne a base de hongos producida mediante fermentación microbiana da como resultado una reducción del 50 por ciento en la deforestación para 2050, junto con otras mejoras ambientales. “El sistema alimentario está en la raíz de un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, siendo la producción de carne de rumiantes la fuente más grande”, dijo el autor principal del estudio, Florian Humpenöder, en un comunicado. “La sustitución de la carne de rumiantes por proteína microbiana en el futuro podría reducir considerablemente la huella de gases de efecto invernadero del sistema alimentario”.

¿Cómo funcionaría esta sustitución de proteínas animales por vegetales?

Producir carne de esta manera implica que los microbios tomen el lugar de las vacas en la producción de proteínas. Se les alimenta con azúcares y producen proteínas en cultivos similares a la forma en que se elaboran la cerveza y el pan, y el tejido resultante es mucho más respetuoso con el medio ambiente dado el ahorro en recursos de tierra y agua que se utilizan para cultivar alimentos para vacas, puercos o pollos. Este método también reduce sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero, en particular el metano, un poderoso gas emitido por las vacas a través de eructos y flatulencias.

“La buena noticia es que las personas no deben tener miedo de poder comer solo verduras en el futuro”, dijo Humpenöder. “Pueden seguir comiendo hamburguesas y cosas por el estilo, solo que esas hamburguesas se producirán de una manera diferente”.

Reducir el consumo de carne para salvar el planeta

Nature, 2022

“La biotecnología ofrece una caja de herramientas prometedora para una serie de desafíos relacionados con la tierra, desde la preservación de los ecosistemas hasta la mejora de la seguridad alimentaria”, dijo en un comunicado el coautor del estudio de PIK, Alexander Popp, quien también dirige el Grupo de Gestión del Uso de la Tierra de PIK. “Las alternativas a las proteínas animales, incluidos los sustitutos de los productos lácteos, pueden beneficiar enormemente el bienestar animal, ahorrar agua y evitar la presión de los ecosistemas ricos en carbono y biodiversos”.

 

Artículo original escrito por  Anna Starostinetskaya para VegNews. 

 

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías