Compartir

Bill Gates respalda una startup que hace que las dietas de las vacas sean «más sustentables»

Una startup australiana que fabrica aditivos para piensos para el ganado a fin de reducir sus emisiones de metano ha llamado la atención del filántropo multimillonario Bill Gates y su fondo de inversión en tecnología climática.

Rumin8 abrió su primera oficina en San Francisco, USA, en noviembre de 2022 para atraer fondos y por  «la proximidad a un gran mercado de productos sofisticados», es decir, las y los explotadores de animales en la industria láctea y de productos vacunos que buscan reducir su impacto en el calentamiento global (esto en vez de cambiar su giro de negocio a lo basado en plantas)

«La demanda de proteínas sostenibles nunca ha sido más evidente, por lo que BEV está muy interesado en reducir las emisiones de metano de la carne y los productos lácteos», dijo Carmichael Roberts, quien codirige las inversiones de BEV. “Rumin8 ofrece una caja de herramientas escalable y de bajo costo que ya ha demostrado ser efectiva para reducir las emisiones. Nuestro equipo ayudará a Rumin8 a trabajar en estrecha colaboración con los agricultores para expandir el alcance de esta solución a nivel mundial”.

¿Qué hace exactamente Rumin8?

Rumin8 identifica compuestos naturales (es decir plantas) con propiedades antimetanogénicas y los reproduce en un proceso altamente eficiente, de bajo costo, escalable y de alta calidad para alimentar a las vacas destinadas al matadero y reducir sus emisiones de carbono mientras están vivas. Más específicamente, el suplemento dietético que replica sintéticamente proviene de un ingrediente activo que se encuentra en las algas rojas llamado bromoformo.

Los ensayos independientes muestran que sus aditivos -provenientes de las plantas- para alimento animal pueden reducir las emisiones de metano en un 95 por ciento. El detalle con el producto de Rumin8 es que las y los animales en cautiverio tiene que ingerir la preparación para que sea efectivo, por ello realizan pruebas de «calfetería» donde prueban qué ración les es más apetecible y con más probabilidades de comer, y cómo la formulación que eligen impacta en las reducciones en la generación de metano.

“Si el ganado no come una ración porque no le gusta una dosis o formulación en particular, entonces no importa qué tan efectivo sea el aditivo para alimentos para reducir la generación de metano porque no será ingerido por el animal ni por los granjeros. no lo usará porque limita el aumento de peso en su ganado”, dijo Messina, jefe de Rumin8.

El chiste es no dejar a las animales en paz

Sí, el problema son las emisiones provenientes de la actividad ganadera; según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el metano es el “principal contribuyente a la formación de ozono troposférico, un contaminante atmosférico peligroso y gas de efecto invernadero”. Durante un período de 20 años, es 80 veces más potente para calentar que el dióxido de carbono.

Este emprendimiento es un ejemplo de aquellas búsquedas de «soluciones» que solo beneficien a la especie humana y en las que se omite por completo a las y los animales, su sintiencia, derechos y vida. Es un intento más por mantener el sistema de esclavización y explotación animal capitalista, y al mismo tiempo la «tradición gustativa, el no tener que renunciar ni «sacrificar» sabores al paladar.

 

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías