Compartir

Vacuna COVID-19 de origen vegetal comienza la revisión con Health Canada

 

Medicago, compañía pionera en las terapias a base de plantas he llevado a cabo una presentación continua con Health Canada para su candidata a vacuna COVID-19 derivada de plantas; abogando por una plataforma única y versátil que también se puede ampliar fácilmente.

La tecnología que la compañía ha perfeccionado durante años con el candidato a vacuna contra la influenza, utiliza plantas para producir partículas de proteína para la misma. Si se autoriza, la vacuna COVID-19 se convertirá en el primer producto comercial de la empresa.

 

¿Cómo funciona?

Medicago toma la idea de la fabricación tradicional de vacunas, basada en el uso de huevos para producir virus, y en su lugar utiliza plantas vivas como biorreactor que produce una partícula de proteína que imita el virus objetivo.

El primer paso es crear la partícula de proteína requerida e introducirla en un vector bacteriano específico de la planta. Esto luego es absorbido por las plantas, lo que multiplica el vector. Solo se necesitan de cuatro a seis días para que las ‘mini fábricas’ produzcan las partículas similares a virus (VLP), en comparación con alrededor de seis meses para la producción a base de huevos. La compañía destaca que las plantas no están modificadas genéticamente; mas bien, se utilizan los procesos celulares naturales de ellas.

Si bien las primeras experiencias habían usado alfalfa, hoy la compañía usa plantas de N. benthamiana: un pariente del tabaco que tiene un sistema inmunológico debilitado, lo que significa que el material genético puede ser alojado en lugar de rechazado por la planta.

 

¡Desata el poder de las plantas!

Hasta el año pasado, el protagonista de la compañía había sido su vacuna contra la influenza. Al igual que otras biotecnologías, su enfoque cambió con el inicio de la pandemia.

Esta vacuna basada en plantas ha sido estudiada para su fase 1 con 180 sujetos sanos de entre los 18 y los 55 años de edad a quienes se les administraron dos dosis con 21 días de diferencia. Se informa que ésta «indujo fuertes respuestas inmunitarias celulares y de anticuerpos neutralizantes», con niveles de anticuerpos mas altos después de la vacunación que los observados en sueros convalecientes.

Cabe mencionar que en febrero de 2021, la vacuna recibió la designación Fast Track de la FDA (US Foods and Drugs Administration) de Estados Unidos.

 

Siguientes pasos

Una prueba de fase 3, que comenzó en marzo, está inscribiendo hasta 30 mil participantes en 11 países, y la compañía espera finalizar los datos para fines de la primavera. Medicago también ha iniciado un estudio de viabilidad para abordar las variantes emergentes de COVID-19.

Si se autoriza la vacuna, la producción comercial podría incrementarse, alcanzando finalmente mil millones de dosis al año.

Traducido del texto original de Biopharma Reporter.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *