Compartir

Nuevo estudio encuentra relación entre los aditivos en carnes procesadas y la diabetes tipo 2

Los nitratos, un tipo de aditivo alimentario comúnmente utilizado en las carnes procesadas, se han relacionado con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, según un nuevo estudio publicado en la revista médica PLOS Medicine.

Según investigadores, algunas autoridades de salud pública han abogado por limitar el uso de nitritos y nitratos como aditivos alimentarios en alimentos como las carnes procesadas. Sin embargo, hasta ahora, el papel de los nitratos y la diabetes tipo 2 en humanos seguía sin explorarse.

¿En qué consistió el estudio?

Las y los investigadores se propusieron estudiar estas asociaciones en un gran estudio de cohortes prospectivo basado en la población, distinguiendo los alimentos y los nitritos/nitratos originados en el agua de los de los aditivos alimentarios.

Para investigar la relación entre la exposición dietética a los nitratos y el riesgo de diabetes tipo 2, los investigadores accedieron a los datos recopilados de 104 mil 168 participantes en la cohorte prospectiva NutriNet-Santé.

El estudio NutriNet-Santé es un estudio de cohorte en curso basado en la web iniciado en 2009 en el que los participantes mayores de 15 años se inscriben voluntariamente y autoinforman su historial médico, datos sociodemográficos, dieta, estilo de vida y actualizaciones importantes de salud.

Para el estudio, los investigadores utilizaron una exposición detallada a los nitratos derivada de varias bases de datos y fuentes y luego desarrollaron modelos estadísticos para analizar la información de la dieta autoinformada con resultados de salud.

La necesidad de reducir los aditivos alimentarios

Este es el primer estudio de cohorte a gran escala que sugiere una asociación directa entre los nitratos originados por aditivos y el riesgo de diabetes tipo 2. Las y los investigadores encontraron que quienes participaron en la cohorte NutriNet-Santé que informaron una mayor ingesta de nitratos en general y específicamente de aditivos alimentarios y fuentes no aditivas tenían un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Los hallazgos no respaldaron ningún beneficio potencial de los nitratos dietéticos en términos de protección contra la diabetes tipo 2.

“Mientras tanto, varias autoridades de salud pública en todo el mundo ya recomiendan a los ciudadanos que limiten el consumo de alimentos que contengan aditivos controvertidos, incluido el nitrito de sodio”, agregaron.

Los investigadores señalan que se requiere investigación adicional para validar los resultados. Los datos fueron autoinformados y los investigadores no pudieron confirmar la exposición específica al nitrato usando biomarcadores debido a los desafíos biológicos subyacentes.

Además, es posible que las personas en la demografía y los comportamientos de la cohorte no reflejen el resto de la población: la cohorte incluía una mayor cantidad de personas más jóvenes, con mayor frecuencia mujeres, que exhibieron comportamientos más saludables.

Efectos en la salud de la carne procesada

Este nuevo estudio se suma a un creciente cuerpo de investigación que muestra que comer carne procesada presenta riesgos para la salud de les humanes. Un estudio publicado recientemente en la revista médica JAMA Neurology de la Asociación Médica Estadounidense muestra evidencia de que los alimentos ultraprocesados (UPF, por sus siglas en inglés), como las carnes procesadas, están relacionados con un mayor riesgo de deterioro cognitivo.

Dicho estudio encontró que los participantes con una dieta diaria que comprendía más del 19,9 por ciento de UPF experimentaron una tasa de deterioro cognitivo global un 28 por ciento más rápida. Y, en particular, los participantes del estudio que tenían menos de 60 años tenían más probabilidades de experimentar un deterioro cognitivo global en comparación con los de 60 años o más que consumían niveles igualmente altos de UPF en su dieta diaria.

“Un mayor porcentaje del consumo diario de energía de alimentos ultraprocesados se asoció con el deterioro cognitivo entre adultos de una muestra étnicamente diversa”, concluyó el estudio.

“Estos hallazgos respaldan las recomendaciones actuales de salud pública sobre la limitación del consumo de alimentos ultraprocesados debido a su daño potencial a la función cognitiva”.

Comer carne animal procesada también puede aumentar el riesgo de enfermedad coronaria, según un estudio publicado en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition. El estudio, dirigido por investigadores de la Universidad de Oxford, concluyó que el consumo diario de solo 50 gramos de carnes procesadas, como tocino, jamón y salchichas, aumentó el riesgo de enfermedad coronaria en un 18 por ciento. El consumo de 50 gramos de carne sin procesar, como carne de res, cordero o cerdo, aumentó el riesgo en un 9 por ciento.

 

Artículo traducido del inglés, publicado originalmente en VegNews 

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías