Compartir

Lácteos reales sin vacas reales

La empresa israelí Remilk abrirá la fábrica de productos lácteos sin animales más grande del mundo en Dinamarca, donde producirá tanta proteína láctea como 50 mil vacas cada año sin explotar a un solo animal ni dañar el medio ambiente.

Está previsto que Dinamarca sea el hogar de la fábrica de productos lácteos sin animales más grande del mundo donde, una vez que esté operativa, producirá anualmente tanta proteína láctea como 50 mil vacas.

De Israel para el mundo

La empresa con sede en Israel Remilk abrirá la instalación para producir sus proteínas de leche sin animales mediante fermentación de precisión. Estas proteínas lácteas libres de animales se utilizarán como base para productos lácteos idénticos, como leche, queso y yogur, pero elaborados sin dañar a una sola vaca.

La fábrica de Remilk tendrá una superficie de más de 750 mil pies cuadrados y se ubicará dentro del proyecto The Symbiosis, un ecosistema industrial sostenible pionero en Kalundborg, Dinamarca, un país con iniciativas y objetivos de sostenibilidad agresivos. Para seleccionar este sitio para su planta de producción a gran escala, Remilk trabajó con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, la embajada de Dinamarca en Israel y la Embajada de Israel en Dinamarca.

“Estoy muy feliz de dar la bienvenida a Remilk a Dinamarca. Esta inversión es un reconocimiento de la posición de Dinamarca como líder mundial en la producción e innovación de alimentos sostenibles”, dijo en un comunicado Anne Hougaard Jensen, Directora de Invest in Dinamarca, Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca. “Remilk aporta importantes conocimientos a Dinamarca en términos de investigación y desarrollo con ingredientes alimentarios y productos lácteos. Estoy convencido de que la apertura de las instalaciones de producción de Remilk en Dinamarca será un paso importante hacia un futuro aún más sostenible para la industria alimentaria y láctea”.

¿Cuál es el proceso para rear proteína de leche sin vacas?

Para crear sus proteínas de leche idénticas a las de los lácteos, Remilk comienza copiando el ADN de una vaca e insertándolo en la levadura, que lo usa como guía para producir proteínas de leche durante el proceso de fermentación. Esas proteínas se cosechan y se combinan con vitaminas, grasas no animales y azúcar para crear productos lácteos idénticos sin la vaca.

Desde una perspectiva ética, la industria láctea mundial se beneficiaría de innovaciones que no exploten los sistemas reproductivos de las vacas hembra. El proceso de Remilk también elimina antibióticos, hormonas y colesterol de los productos lácteos. Las vacas también producen una cantidad exorbitante de metano y Remilk ha demostrado que eliminarlas de la ecuación de la producción lechera traería grandes beneficios ambientales. Remilk estima que su proceso utiliza el uno por ciento de la tierra, el cuatro por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero y el cinco por ciento del agua necesaria para producir productos comparables en el proceso tradicional de fabricación de productos lácteos.

Remilk está en camino de avanzar en su objetivo de eliminar las vacas de la industria láctea comprometiéndose  a reinventarla  de una manera amable y sostenible.

Información original de Anna Starstinetskaya para VegNews.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías