Compartir

En Dinamarca la carne de origen vegetal ya cuesta menos que la de origen animal

 

Según una nueva investigación llevada a cabo en los Países Bajos, la carne de origen vegetal es más barata que la carne animal en los Países Bajos, por lo que el costo ya no es una barrera para elegir productos veganos.

En febrero pasado la ONG ProVeg International encargó al investigador de supermercados Questionmark que realizara un análisis de costos. En ese momento, se descubrió que la carne animal era más barata. Pero un análisis adicional realizado en junio del mismo año encontró que la carne animal había aumentado significativamente en costo. Esto hizo que las opciones veganas fueran más baratas por kilogramo.

Los hallazgos se atribuyen a la inflación y al aumento de los costos de las materias primas, lo que genera un alza en los precios de los productos cárnicos. Los artículos de origen vegetal no se ven afectados en gran medida por el aumento de los cargos de los proveedores.

Durante algún tiempo, los consumidores de Dinamarca se han alejado de los productos cárnicos en favor de alternativas basadas en plantas. Pero la demanda no se ha abordado como un factor potencial en la batalla de precios.

La marea cambiante de la carne frente a la proteína vegetal

Los investigadores compararon productos animales y vegetales dentro de parámetros estrictos. Todos los artículos fueron las opciones de precio más bajo y las alternativas veganas coincidieron con sus contrapartes animales en términos de tamaño de porción.

En total, se compararon 36 productos. ProVeg reconoce que las diferencias entre los rangos de las cadenas de supermercados siguen siendo grandes, con consumidores objetivo claramente diferentes. Sin embargo, los hallazgos generales confirman que la carne animal se ha vuelto más cara que la carne vegana en todos los ámbitos.

En febrero, se descubrió que las hamburguesas a base de plantas eran 56 centavos por kilo más caras que las alternativas a la carne. El mes pasado llegaron a 78 céntimos el kilo más barato.

Del mismo modo, las piezas de pollo veganas fueron más caras, en una media de 1,16 € el kilo, que las variedades animales. Ahora, son 37 centavos más baratos.

Anteriormente, la carne picada de origen vegetal costaba 29 céntimos el kilo más que la carne. El mes pasado salió a 1,36€ menos el kilo.

El costo ya no es un punto a favor para la carne

El costo se cita con frecuencia como un obstáculo para volverse vegano. Los consumidores temen gastar más en productos con los que no están familiarizados, pero la idea de que la proteína vegetal siempre cuesta más que las alternativas animales parece ser inapropiada.

La Universidad de Oxford afirma que el malentendido a menudo se deriva de comparar la carne convencional con sustitutos especializados o sobrevivir con comida para llevar. La institución realizó una investigación que encontró que las dietas veganas y vegetarianas son las opciones más rentables en los países de altos ingresos.

“Creemos que el hecho de que las dietas veganas, vegetarianas y flexitarianas puedan ahorrarle mucho dinero va a sorprender a la gente”, dijo en un comunicado el Dr. Marco Springmann, investigador de la Universidad de Oxford.

Instagram PorVeg Dinamarca @proveg.nl

A pesar de estar fuertemente subsidiada, la industria cárnica ahora enfrenta mayores costos, que tienen que pagar los consumidores. ProVeg afirma que la carne ha visto un aumento de precio promedio del 21 por ciento entre su análisis de febrero y junio. Comparativamente, la proteína de origen vegetal aumentó alrededor de un dos por ciento.

“La carne siempre ha sido un producto que requiere una enorme cantidad de materias primas. Para hacer un kilogramo de carne, necesitas hasta diez kilogramos de grano. Ahora, en tiempos de escasez, eso pasa factura”, dijo Pablo Moleman de ProVeg Holanda en un comunicado.

«Debido al gran uso de materias primas, la carne es mucho más sensible a las interrupciones en el mercado mundial que las alternativas a la carne. La carne de origen vegetal claramente gana en eficiencia, y ahora lo vemos reflejado en el precio«.

 

Artículo original de Amy Buxton para Plant Based News.

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías