Compartir

Día mundial de las abejas, salvarlas es salvar al planeta: MDV

 

Poco se habla del rol esencial que cumplen los polinizadores (las abejas, principalmente, los murciélagos, las mariposas y los colibríes) para garantizar el mundo tal como lo conocemos. Ellos mantienen los ecosistemas en equilibrio y permiten el desarrollo sostenible.

Según la Organización de las Naciones Unidas, casi el 90 por ciento de las plantas con flores dependen de la polinización para reproducirse y lo más importante: el 75 por ciento de los cultivos alimentarios del mundo dependen en cierta medida de la polinización.

Sin embargo, hoy los polinizadores están en peligro de extinción debido a la actividad humana. Las abejas, con una población global de más de 20 mil especies, revelan una tasa de extinción de cien a mil veces más de lo normal, tal como alertó la ONU. 

El uso de insecticidas a base de neonicotinoides (derivados de la nicotina) y la deforestación provocada por la industria maderera y la expansión agrícola, son algunas de las causas de su desaparición.

También el consumo y comercialización de productos como la miel, cera de abeja, jalea real o propóleos, fundamentales para la colmena, agravan el panorama ambiental y perpetúan el sufrimiento de las colonias.

¿Por qué su supervivencia es clave para conservar la biodiversidad?

«Las personas veganas no consumen miel debido a que es un producto que las abejas elaboran para su propio beneficio. La intervención humana para obtenerla manipula y explota a las abejas y sus panales, negando lo vital que son para nuestra existencia. Debemos dejar de explotarles si queremos un futuro en este planeta», explica Jessica González Castro, gerenta de Campañas de Million Dollar Vegan en México, organización internacional sin fines de lucro que busca presentar los beneficios de una alimentación a base de plantas para la salud, el medioambiente, la sustentabilidad y los animales.

Está claro, sin el aporte de las abejas la seguridad alimentaria mundial podría verse comprometida y la pérdida de la biodiversidad, entre otras consecuencias, propiciaría la aparición de nuevas enfermedades infecciosas de origen zoonótico como el ébola, la gripe aviar y el COVID-19, que paralizó al mundo por dos años. Depende de los humanos revertir la situación y optar por un paradigma que contemple y cuide a todos los seres vivos humanos y no humanos y al planeta.

Con información de Million Dollar Vegan, si quieres saber más ingresa en www.milliondollarvegan.com/es

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías